REGLAS DE SEGURIDAD PARA UTILIZAR UNA GRÚA

Al utilizar una grúa se deben tener ciertas medidas de seguridad, sin ellas existirían accidentes que significarían costos y riesgos innecesarios. Descubre en este artículo las reglas de seguridad para utilizar una grúa.


REGLAS DE SEGURIDAD PARA UTILIZAR UNA GRÚA:

Mantén siempre la carga lo más cerca al centro de giro de la grúa y tan cerca del suelo como sea posible.

Nunca excedas la capacidad de elevación nominal que aparece en la tabla de carga.

Siempre determina el peso de la carga y comprueba la tabla de capacidad para determinar que la carga puede ser levantada en el radio deseado.

Jamás utilices la estabilidad de la grúa para determinar la capacidad. Te puede ganar el peso y recuperarte podría ser demasiado tarde.

Debes mantener todas las partes de la grúa siempre lejos y fuera de líneas o equipos eléctricos. Evita hacer chispa con roces o del escape de motor, usa malla antichispa.

No intentes cargas laterales con la pluma. Esta es sólo para la elevación.

No permitas que una persona permanezca de pie o trabaje debajo de la carga.

Mantén la grúa siempre limpia y libre de aceite o grasa en todo momento. Use la regla de las dos manos en todo momento al subir alrededor de la grúa.

Siempre verifica con las autoridades locales la altura y la anchura para transitar con la grúa en su estado. Comprobando la capacidad de los puentes y las restricciones locales que cubren cargas por eje.

Mantén las extensiones telescópicas siempre por igual en todo momento para obtener la máxima fuerza de la pluma.

Nunca se extiende una sección sólo dejando la otra sección dentro. Las tablas de carga se basan en tener las extensiones por igual.

Revisa siempre y mantente alejado de terrenos o bancos peligrosos que podrían desmoronarse o hundirse debajo de ti.

Usa siempre suficientes líneas y poleas para cargas pesadas. No te arriesgues, mantén un margen extra de capacidad para tu seguridad.

Jamás dejes una carga en el aire. Si tienes que dejar la grúa coloca la carga sobre el suelo.

Asegúrate siempre de que tienes suficiente espacio libre para el giro de la grúa con los contrapesos, sobre todo si hay coches o personas en la zona.

Siempre observa tu carga en todo momento. Si tienes que ver hacia otra parte, detente y no muevas la carga.

Debes tener cuidado de mantener tus manos lejos de los malacates, cables y poleas. Usa siempre guantes de seguridad.

No subas o bajes de la grúa en movimiento jamás.

Inspecciona bien los cables y reemplaza los viejos, rotos y oxidados. Revisa también las abrazaderas del cable a menudo.

Siempre detén la grúa con la carga en el suelo y el brazo apoyado, mientras que lubricas o haces ajustes.

Toma siempre en cuenta los grilletes y las eslingas de carga correctas y en buen estado antes de levantar la carga. En caso de duda, compruébalas o revísalas tú mismo.

Coloca siempre tus estabilizadores en piso firme, manteniendo el nivel de la grúa. Restablece y revisa los estabilizadores constantemente entre cargas pesadas.

Por último, es indispensable usar casco, guantes, zapatos de seguridad aptos para el lugar de la maniobra, chaleco reflejante, arnés certificado y lentes para partículas y/o para los rayos ultravioleta, tanto tú como todo el personal de apoyo que estará contigo en las maniobras.